Melodía En Clímax, Capítulo Cero: Exordio

Romance de las Rosas, Quinto Libro, Melodía En Clímax.

EXORDIO

Dorian es una lágrima encarnada del ángel Gabriel. Al nacer es abandonado en el bosque de Ezra, un lugar encantado que está lleno de magia y de criaturas extraordinarias. Dorian es encontrado por Rosaura, quien lo cuida juntamente con Neaurus; ellos son espíritus del bosque de Ezra. El origen de Dorian hace que él, siendo un niño, decida abandonar el bosque para buscar su destino; pero al llegar a un río conoce a la niña llamada Amaris, quien es una lágrima encarnada del arcángel Miguel.

Amaris es la niña que Dorian amará, y a la vez se jurará hacia ella a través de la Esencia Sublime. Dorian y Amaris son poseídos por espíritus del bosque llamados Pasión y Lujuria. Los Ángeles De Dios se presentan al lugar para liberarlos de los espíritus del bosque; y después en el corazón de Dorian es depositada la sustancia divina llamada “Esencia Sublime”. Dios pide a Dorian que le entregue sus juramentos a través de la sustancia divina; pero Dorian decide entregar sus juramentos a Amaris, por lo que la Ira del Todopoderoso amanece sobre él.

La Esencia Sublime controla todos los sentimientos del corazón, mente, espíritu y alma de Dorian; pero hay momentos en que la sustancia divina le abandona debido a la maldición de Dios. Por causa de la sustancia divina, Dorian logra sobrevivir a la Ira de Dios, y además logra cumplir las promesas que el amor humano nunca podrá lograr.

Dorian es llevado por unos espíritus blancos hasta el reino de Legna, en donde es cuidado por Marcus y Xenia; después de algunos años, él participa en el torneo llamado: El Duelo de los Sables y Dagas; porque desea ser rey, y así conquistar el amor de Amaris, quien se enamora de Alejandro, y éste es amigo y a la vez enemigo de Dorian.

Alejandro es una lágrima encarnada de El ángel de Luz. Y tiene el don de cambiar el aspecto de sus ojos, que son como piedras preciosas, un don que es un acto involuntario en él, y a la vez posee los dones del amor, por lo que puede hacer que cualquier mujer lo ame, obligando a que Amaris despierte su amor por él para después unirse con él en matrimonio. Dorian debe matar a Alejandro en El Duelo de los Sables y Dagas, para lograr desaparecer el amor de Amaris hacia Alejandro; pero los dos últimos combatientes de El Duelo de los Sables, Alejandro y Dorian, son llamados para participar en el torneo de Los Carros De Fuego, en este torneo el premio es la corona del reino de Utopía.

Alejandro se convierte en el rey de Utopía, y Dorian abandona el torneo de El Duelo de los Sables y Dagas, dejando el camino libre a Alejandro para que se convierta también en el rey de Legna. Cuando Alejandro muere, Dorian lleva la cabeza de éste hacia el reino de Dezema, en donde Amaris vive con unos sellos, uno en su mente y otro en su corazón; los sellos son controlados por el príncipe Amezed, quien está perdidamente enamorado de Amaris.

Dorian posee un don especial en cada sentido, en la razón y en el corazón; por cada uno de estos dones recibe un castigo al haber negado entregar la Esencia Sublime; los castigos sobre cada don los recibe en La Torre de la Serpiente de Fuego. Cuando Dorian abandona para siempre la torre, lleva La Flor Celestial al jardín majestuoso de Dezema, y después debe impedir el matrimonio de Amezed con Amaris. En el templo donde se realiza la unión matrimonial, Los ángeles de Dios se presentan para llevarse a Amaris a una Morada Celestial, que está sobre el mar. Dorian persigue a los ángeles que se llevan a su amada, y entra a la Morada Celestial, donde tiempo después es enviado hacia el Infierno de las Tres Nubes de Fuego, para romper los sellos que se encuentran en Amaris.

Dorian es llevado a La Perla del Tiempo, una creación donde se guarda la imaginación no creada por Dios, dentro de La Perla del Tiempo, Dorian y Amaris viven en el principio de la creación, en el Edén; pero el lugar es convertido en un desierto, por lo que Dorian es obligado a nacer con El Hijo de Dios, para buscar la Vida Eterna de su amada Amaris.

Los ángeles de Dios liberan a Dorian de La Perla del Tiempo, para que regrese a la Morada Celestial, la cual aparece sobre un desierto porque las aguas del mar se secaron; al llegar Dorian a la Morada Celestial, se dirige a la habitación donde se encuentra Amaris, quien decidió recibir los castigos por cada don de Dorian, para que éste no los recibiera nuevamente. Dorian se lleva el cuerpo de Amaris fuera de la Morada Celestial antes de que la edificación se derrumbe; al llegar a una isla, él es desafiado por un ángel porque la Vida Eterna de su amada no está decidida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s